Saltar al contenido

Floreros de porcelana

Los floreros de porcelana son joyas, en las que guardamos las más hermosas expresiones de la naturaleza: las flores, tanto por su colorido como por su fragancia, los arreglos florales son favoritos de todos. Alegran el alma, decoran el ambiente, purifican el aire, combinan con todo, y si están luciendo su belleza en un florero hermoso, mucho más.

La porcelana es la reina de las vajillas, de los adornos y especialmente de los floreros. Este extraordinariamente bello material, que originalmente viene de China, por sí solo ya es un placer observarlo. Al colocarle flores, sublima el conjunto y hace de cualquier ambiente un lugar maravilloso.

Aunque puedas asociar un florero así a una idea de decoración antigua, en realidad no dejan nunca de verse bien en cualquier ambiente. Es porque son una obra de arte, y como tal lucen en la casa, en la oficina, en el consultorio o la iglesia, o en cualquier otro sitio donde  el buen gusto impere.

floreros de porcelana
Los floreros de porcelana son hermosos para centros de mesa para cualquier evento.

Comprar floreros de porcelana

Adquiere tu florero de porcelana aquí:

VER MÁS PRODUCTOS

¿Qué es la porcelana?

Es un material muy especial que hace en hornos a gran temperatura, combinando la habilidad del artesano y unos minerales que se vuelven pastosos al cocinarlos. Esto en una primera etapa, para así moldearlos al gusto, y luego se vuelve a cocinar para darle la dureza que la caracteriza.

Cuando está bien hecha la porcelana tiene color blanco y un grado de transparencia. Además, es brillante o mate, dependiendo de la cantidad de cuarzo en la mezcla. Los artículos hechos con este material combinan estas dos características en objetos prácticos, suavemente rugosos, semitransparentes, duros y frágiles a la vez.

Tipos de porcelana

La porcelana original, que se hacía en China en tiempos inmemoriales y se sigue haciendo con las mismas técnicas, la tenemos como referencia. Es lógico que sea así, pues fueron productos muy deseados por la alta sociedad de la época en que Europa inició su comercio con Asia.

El afán de imitar tan precioso material ha permitido que conozcamos procesos similares para producir porcelanas, primero en España e Inglaterra y luego extendida, con variantes en sus materiales de origen y en los procesos de cocción, a Hungría, Italia, Bélgica, Alemania y muchos otros países. Las imitaciones al inicio producían una porcelana blanda, y así quedó nombrada. Con esta técnica se hacen productos muy hermosos, especialmente vajillas, platos decorativos y floreros.

Ahora se producen cerámicas para usos decorativos y utensilios del hogar y también para usos industriales. Los procesos son parecidos, pero no iguales. En términos de valor comercial, las que vienen de China y Japón siguen siendo las más apreciadas, y quienes las poseen las conservan como el tesoro que son. Las que tienen decoraciones más delicadas pueden valer muchísimo dinero, si están bien conservadas. Así que si en el desván encontraste un juego, lúcelo con mucho orgullo, pues son raras y muy apreciadas.

¿Puede decorarse la porcelana?

Una de las características más distintivas de los artículos de este material es que los fabricantes pueden volcar su creatividad y buen gusto en ellos, haciendo hermosas decoraciones. Éstas se hacen después de horneados, cada pieza puede ilustrarse, pintarse, dibujarse y decorarse con tinturas minerales, y luego volver a hornear las piezas para que los diseños se integren al material.

Con las porcelanas industriales hay procesos más sencillos que permiten hacer diseños, incluso puedes comprarla blanca y personalizar tus motivos. Existen líneas de rotuladores especiales para hacerlo. Si esa es tu intención, el límite es tu creatividad. Podrás personalizar tus porcelanas, incluyendo los floreros, con los motivos de tu elección. Hasta puedes involucrar a tus niños, quienes disfrutarán el proceso, aprenderán técnicas divertidas y cuidarán después como tesoros sus obras pintadas o dibujadas.

¿Por qué preferir porcelana para tus floreros?

La respuesta viene a nuestra mente de inmediato, por lo bella que es. Un florero de porcelana destaca de tal manera que las flores serán un producto secundario, un accesorio para lucir tan hermosa pieza. Además son fáciles de limpiar, bastante resistentes, van bien en todos los ambientes y destacan como piezas de arte.

Si tienes porcelanas de familia, guardadas que pertenecieron a alguna tía o abuela, es hora de lucirlas. Lo retro siempre vuelve, pero en estos productos no se ha ido nunca. No te limites a los floreros, si tienes un juego completo que incluya platos, fuentes, jarras y alguna tetera, puedes organizar una bella decoración y completarla con tu hermoso florero, con algunos pétalos hermosos y discretos, para no opacar al envase que los contenga.

Puedes combinarlo con todo

Los motivos florales en los juegos de porcelana son típicos, pues siempre han sido favoritos. Si consigues flores con colores a juego, mucho mejor. Claro que no necesitas limitarte en la selección de colores, también lucen bien los contrastes. Será tu creatividad e imaginación quien dicte la pauta, y eso es lo más divertido de decorar. Aprovechar los elementos disponibles para crear el ambiente que sueñas.

Asegúrate primero que tu florero no tenga filtraciones, para ello bastará con colocarle agua y dejarlo algunas horas sobre una servilleta, y luego examinarla. Límpialo muy bien, con gran cuidado para no golpearlo. La porcelana puede astillarse o rajarse al recibir impactos, todo debe hacerse con suavidad.

Aprovecha el florero al máximo

Arregla tus flores de modo que no tapen el hermoso envase, así lucirá y todo el conjunto de tu decoración se beneficiará por ello. Si agregas una aspirina o una cucharada de glucosa o azúcar al agua, tus flores durarán más. También unas gotitas de cloro, para evitar que crezcan gusanitos o se pudra.

Asegúrate que la superficie en la que vas a colocar el florero sea estable, una caída podría ser fatal. Dependiendo de la decoración, tal vez quieras colocar un mantelito debajo. Si tu florero es grande, procura que el arreglo también lo sea. Sí es de cuello largo una sola flor lo hará lucir muy elegante. Si es ancho resulta adecuado para un ramo, y si es bajito puedes decorarlo por dentro y también alrededor. Lo importante es lograr el efecto decorativo que inspire tu creatividad y se ajuste a tu buen gusto.

El cuidado de tu florero de porcelana

Los floreros muy antiguos pueden presentar manchas, no intentes quitarlas con productos corrosivos o dañarás la superficie. Lavarlos con agua y un jabón suave es todo lo que puedes hacer con este material, si las manchas se filtraron no podrás eliminarlas, lo mejor será que lo coloques tapando las áreas feas.

Evita colocar el florero donde reciba luz del sol directamente, o tendrás algas creciendo dentro. La luz indirecta es mucho más apropiada y las flores también durarán más.

Si tienes follaje y el florero lo permite, incorpóralo a tu arreglo. Le dará volumen y belleza, incrementará la fragancia y los colores se verán enriquecidos. Así tu arreglo quedará más bello y llamativo.

¿Qué dice tu florero de porcelana acerca de ti?

El primer mensaje que recibirá quien vea tu decoración, con tus flores en un hermoso envase de porcelana, es que tienes buen gusto. Que aprecias lo bueno y valoras la belleza.

También habla de tu sensibilidad, de tu capacidad de ver en el objeto el arte y el esfuerzo de unos artesanos anónimos, que con los materiales más sencillos de la tierra y mucha habilidad lograron hacer al fuego un bello artículo.

Verán a una persona que ama la vida, y que lo manifiesta prefiriendo aquellos regalos irrepetibles de la vida. Lo efímero de las flores, en contraposición con lo eterno de la porcelana. Es un mensaje extraordinario, que no pasará inadvertido a quien observa.